NOTICIA

Go

Deprt. de entrenamientos: Razones para un cambio

Deprt. de entrenamientos: Razones para un cambio

Es unánime y extendida la opinión en el paddock, entre pilotos incluso, de que sólo un Jorge Lorenzo pletórico es capaz de arrimarse al poderío actual de Marc Márquez. Pero extrañaba comprobar al mallorquín en su versión 2014, decaído, inapetente a la batalla, resignado a la desventaja de su Yamaha. Ni siquiera quería hablar sobre la prolongación de su contrato, que acaba a fin de año. Como nunca antes el tipo que el año pasado peleó casi heroicamente hasta la orilla de Valencia y a punto estuvo de darle un vuelco al destino al final de temporada. Al fin se vio a ese Lorenzo de no hace tanto y el resultado fue un duelo mayúsculo bajo el sol de la Toscana.

 

No hay que buscar argumentos en el más allá. Ni entierros prematuros. Todo tiene su explicación. O eso al menos dieron a entender los protagonistas de un combate que recordó al que abrochó el curso pasado en Cheste, seguramente dos de las batallas motociclistas más bellas de siempre. El retorno de Lorenzo, que no venció, según él, únicamente por la clara desventaja con la Honda en la "velocidad punta", se asienta en tres pilares: un trazado propicio para la M1 como el de Mugello, su evidente paso adelante en el aspecto físico y las mejoras en su máquina.

 

Mugello en primer lugar, técnico circuito -muchas curvas rápidas, apenas una frenada contundente, la inicial tras la recta, y un buen puñado de chicanes- encuadrado en un bellísimo paraje que fue invadido por más de 110.000 tifosi. La casa de Valentino Rossi fue tomada hace tiempo por su compañero de equipo. No sólo había ganado los tres últimos años; en los últimos seis Lorenzo no se ha bajado del primer o segundo lugar del cajón.

 

Después su forma física. Resultaban extrañas y preocupantes las quejas en ese aspecto del mallorquín, quien reconocía no estar a punto. ¿Cómo puede ocurrir en un piloto profesional? Las razones eran las tres operaciones en invierno, una pretemporada demasiado cargada de compromisos comerciales y hasta tres cambios de preparador físico (el último y definitivo, con el que se ha machacado para mejorar cardiovascularmente, es Marc Rovira). Lorenzo requería más fondo y resistencia para aguantar los combates y en uno de los circuitos más exigentes en este apartado, pareció, al fin, a punto. "Más fuerte", en sus propias palabras.

 

Y, por último, la Yamaha, que respondió casi como solía. Lorenzo admitió que "la moto ha dado un paso adelante, sobre todo en la frenada", que del primer entrenamiento del viernes a la puesta a punto para la carrera mejoraron una barbaridad. Y a su rival no le dolieron prendas en apuntar que el peso de la carrera lo había llevado Jorge, sobre todo en la primera parte donde "el tema [el suyo] no daba para más". "Se ha sufrido un poco más. Jorge estaba marcando un ritmo muy fuerte", apuntó Márquez.

 

Vía: elmundo.es

Departamento de entrenamientos Coach to top

 




TAGS
jorge lorenzomugello2014preparador físicocoach to toptrainmoto GP